Llegó el invierno pero no puedes olvidarte  de tu piscina, está es la temporada del año en que las piscinas necesitan más cuidados. En este post te daremos algunos tips para cuidar tu piscina en invierno, así que atentos a las siguientes líneas.

Nuestros consejos van dirigidos a  evitar el riesgo de que el sistema de filtración resulte dañado durante esta temporada, la pintura sufra por el frío o la inclemencia de las bajas temperaturas  logre afectar  la propia estructura de la piscina.

Lo más recomendable es que esta parte de tu casa tenga un mantenimiento regular sin importar la época del año, así te aseguras que todo  en tu piscina funcione y luzca excelente.

Limpia con un cepillo tu piscina

Nuestro primer tips para cuidar tu piscina en invierno puede ser algo tedioso, pero es necesario. Toma un cepillo y pásalo por el piso y paredes de la estructura luego de drenar el agua.

Esto lo puedes hacer, mínimo cada dos semanas para que elimines el riesgo de hongos o la formación de algas en el interior de la piscina.

No olvides limpia bien el canastillo de la pelusa, también el del Skimmer, así el sistema de filtración no tendrá problemas.

Cuida tu piscina en invierno equilibrando el agua

Cuidar tu piscina en invierno

Mantener el PH del agua equilibrada es un aspecto básico si quieres cuidar tu piscina en invierno.

Una parte importante del mantenimiento de una piscina es el nivel de PH. En toda piscina ese nivel debe estar entre 7.2 y 7.6.

Para verificar el nivel toma una muestra del agua y analízala, así podrás conocer cuál es el tratamiento adecuado para equilibrar el PH del agua.

Recuerda limpiar el filtro de la piscina y verificar los niveles de cloro

Si quieres cuidar tu piscina en invierno debes asegúrate de limpiar regularmente el filtro. Durante esta temporada fría los residuos de grasa acumulados en ese depósito tienden a endurecerse y luego se hace mucho más difícil de limpiar.

Aprovecha el invierno y limpia esa parte tan importante de la piscina, así ahorras dinero en reparaciones posteriores que se pueden evitar.

En cuanto a los niveles de cloro recuerda mantenerlos para que el agua de la piscina luzca limpia y cristalina.

Si el cloro que usas regularmente es salino y además cubres la piscina con una manta, no puedes olvidar reducir la salida del clorador.

Las mantas en las piscinas retienen los químicos y esto puedes causar que los niveles de cloro se eleven lo que generará daños irreparables en el equipo. Es muy importante que tengas un monitoreo constante de este aspecto.

Disminuye el tiempo de trabajo del filtro para cuidar tu piscina en invierno

Durante el invierno se aconseja disminuir el tiempo de trabajo del filtro en las piscinas. De 3 a 4 horas diarias es lo ideal asís evitas que el filtro se dañe.

Si tienes un temporizador, ajústalo para que ahorres costos haciendo que  el filtro haga su trabajo solo durante las horas de menos actividad del día.

También es importante  utilizar un tratamiento de choque con una mezcla de componentes químicos.

El objetivo es eliminar de la piscina aquellos  desechos orgánicos y los inorgánicos acumulados durante el invierno, por ejemplo, restos de protector solar, insectos muertos, sudor y excrementos de animales.

Para cuidar tu piscina en invierno aplica este tipo de tratamiento en el agua al finalizar la temporada.

No dejes que aparezcan algas en tu piscina

Cuidar tu piscina en invierno

Mantén fuera de la piscina hojas, insectos y algas.

Si el agua de tu piscina se torna de color verde durante el invierno es una clara señal de la presencia de algas. En ese caso debes eliminarlas de inmediato con algún tipo de desinfectante.

El producto más recomendable para eliminar las algas es aquel que tiene la función de matarlas y frenar su   aparición. Debes asegúrate que el agua de tu piscina permanezca limpia, sin residuos y saludable.

Cubre la piscina durante el invierno

Para cuidar tu piscina en invierno debes dejar las hojas y otros elementos orgánicos fuera de ella.

Puedes cubrirla  con una manta, de esta forma  evitas que insectos y la  basura  entren al agua y también evitas  que se escapen, a través de le evaporación, los químicos que alimentan el agua.

En conclusión, cuidar tu piscina en invierno debe ser una tarea con cronograma, algo que no puede faltar en tu agenda,  porque es la temporada del año en la que esa parte de tu hogar demanda más atención.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies